¿Por qué controlar los insectos voladores?

Si apareciera una cucaracha caminando por encima de su mesa en un restaurante, usted se levantaría y se iría. Sin embargo, si se posara una mosca en su comida probablemente no haría más que espantarla y continuaría comiendo. Sin embargo, la mosca es portadora de tantas enfermedades como la cucaracha. ¿No se debería sentir el mismo rechazo y no debería ser controlada con el mismo celo?

Se ha determinado que los insectos son portadores de una amplia gama de micro-organismos en sus cuerpos, su saliva y sus excrementos, incluyendo E.coli, Salmonella, Klebsiella, Campylobacter y muchos otros. Tan sólo una pequeñísima dosis de cualquiera de estos es suficiente para causar una grave enfermedad. Como mínimo la contaminación por insectos reduce la calidad de los productos y los hace invendibles – aquí es donde lo de, ‘una mosca en mi sopa’, no es un chiste gracioso.

external

Por ley los alimentos que se venden deben ser sanos y estar libres de contaminación y es necesario demostrar ‘Diligencia Debida’ en haber tomado todas las precauciones necesarias para evitar su contaminación por insectos voladores.

Estas plagas tienen gran movilidad y no distinguen entre los alimentos preparados para el consumo humano y cualquier otra superficie sobre la que se posan, caminan, alimentan o depositan sus excrementos. Muchos insectos tienen hábitos extremadamente sucios por lo que representan un elevado riesgo de contaminación para nuestros alimentos.

external

Pensando en esto, el control de insectos voladores es más que simplemente colgar un aparato donde se pueda ver. Su efectividad varía según el tipo que sea y su ubicación incide de sobremanera en la protección que recibe usted y sus clientes. Los aparatos de mala calidad o mal colocados pueden empeorar la situación.

No todos los aparatos son iguales pero todos requieren mantenimiento periódico. Si el coste del aparato es un factor a tener en cuenta, también hay que considerar su costo de mantenimiento y de funcionamiento. Para mantener la mayor eficacia, cambie los tubos preferiblemente cada 6 meses y por lo menos una vez al año.

EnglishUSAGermanSpainFrenchDutchItalyPolandRussiaAustraliaChina

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close